• Salta avanza en la firma de un convenio marco con ARSAT

    Salta avanza en la firma de un convenio marco con ARSAT

  • Más de 200 organizaciones recibieron su personería jurídica

    Más de 200 organizaciones recibieron su personería jurídica

  • Asumió Adrián Zigarán como interventor del municipio de Aguaray

    Asumió Adrián Zigarán como interventor del municipio de Aguaray

batalla.jpg

Por Jorge Sáenz

La crisis planetaria que actualmente nos agobia, sumada a la delicada situación interna en que nos encontramos, han sumergido a nuestro país en una profunda incertidumbre donde está en juego el futuro de la Nación. Hace exactamente dos siglos, la situación político-militar de las Provincias Unidas era sumamente crítica, y sentimientos similares a los actuales embargaban a los patriotas por motivos de distinta naturaleza. En 1819, un conjunto de graves amenazas convergían dramáticamente sobre las Provincias Unidas, que comprometían seriamente la continuidad de nuestra independencia.


En esos momentos, el Gral. San Martín se hallaba en Chile dando los toques finales al plan de desembarcar en las costas peruanas, buscando derrotar a los realistas en su último bastión. La falta de fondos suficientes lo tenía sumamente preocupado. Era ésta una característica común de las operaciones militares patriotas, debido a la falta de compromiso y persistencia en los objetivos del gobierno central, que se había desentendido completamente de la importante operación militar a realizar en el Pacífico. En ese momento San Martín mantenía una mala relación con el Alte. Thomas Cochrane Jefe de la Escuadra, porque el marino inglés buscaba asumir el mando integral de las operaciones, y se mostraba poco colaborador. Las adversidades no terminaban allí, porque las persistentes protestas por falta de pago de los tripulantes de los barcos, comprometían seriamente la posibilidad de concretar la operación anfibia. Esta situación llegó a conocimiento del Virrey de Lima Gral. Pezuela, por medio de la Gaceta de Santiago, periódico que solían traer los tripulantes de los barcos mercantes británicos provenientes de Valparaíso. 


Según relata en sus Memorias, el virrey estaba convencido de que San Martín suspendería la operación anfibia sobre el Perú, para cruzar la cordillera con su ejército para sofocar las rebeliones del Litoral. No obstante esos inconvenientes, San Martín continuaba con su plan haciendo correr versiones engañosas sobre el sitio de desembarco, de la misma manera que lo había hecho antes de cruzar los Andes en febrero de 1817. Estas noticias confundían de tal manera al virrey, que no le permitían decidir qué hacer y dónde concentrar las unidades militares para rechazar la operación anfibia si llegara a concretarse. El virrey disponía de un importante ejército, porque sumando los efectivos disponibles en Lima, en la montaña, y en el Alto Perú, alcanzaba la no despreciable cifra de 22.000 hombres para oponerse a los 4.500 efectivos bajo las órdenes de San Martín. Las fuerzas realistas estaban distribuidas en tres lugares distintos: en la costa, por la amenaza anfibia; en Tupiza, preparándose para realizar una ofensiva hacia el Sur; y en la montaña, desde donde podía incidir sobre la costa o sobre el Alto Perú. Si el Virrey Pezuela no lograba conocer el lugar del desembarco, se vería obligado a distribuir sus efectivos en los sitios probables, opción que debilitaría sensiblemente la defensa costera.

boton CPBWord

 

descarga.jpg

En la capital de Salta a seis días del mes de mayo de mil ochocientos quince años. Los señores del Muy Ilustre Cabildo Justicia y Regimiento abajo firmados estando congregados a toque de campana en esta sala de su Ayuntamiento para tratar los asuntos convenientes a la causa pública. Y habiendo representado en este acto el señor procurador general doctor don Pedro Antonio Arias Velázquez a nombre del pueblo que se hallaba congregado fuera de la sala capitular pedía se nombrase un gobernador en el entretanto quedaba establecido un gobierno fijo y permanente de la satisfacción y consentimiento de las Provincias Unidas. A lo que Su Señoría el Ilustre Ayuntamiento le hizo por conducto del mismo señor procurador imponer de los pliegos e impresos que se acababan de recibir del Excelentísimo Cabildo de Buenos Aires para que impuesto el referido pueblo de todo lo que contiene acerca del Supremo Gobierno Provisorio establecido y elecciones practicadas se difiriese la presente solicitud y se tratase primero de tomar consentimiento libre del mismo pueblo acerca de los puntos que contienen las citadas circulares e impresos; mas como insistiese en que se procediese sin embargo de ello a la elección de gobernador avino a ella Su Señoría y como manifestase este benemérito pueblo el deseo que tenía de que se practicare en el propio acto, se procedió a verificarla dando cada uno de los vecinos su sufragio en el orden posible, y recibidas las respectivas cédulas y publicadas resultó casi por una general votación el señor coronel don Martín Miguel de Güemes a quien por petición del mismo pueblo se le puso en posesión en el mismo acto precedido el juramento de estilo que se lo recibió el señor alcalde de 1er. voto alférez nacional don Miguel Francisco Aráoz; de la propia conformidad que al señor doctor don Pedro Antonio Arias nombrado de teniente asesor de dicho señor gobernador de consentimiento y aclamación del pueblo. Con lo que se cerró esta acta que firma Su Señoría habiéndose primero leído por mí el actuario al propio pueblo que solicitó quedase autorizada con las subscripciones del Muy Ilustre Cabildo de que doy fe.-


Martín Güemes. Miguel Francisco Aráoz. Alejo Arias. Gaspar Castellanos. José Mariano Sanmillán y Figueroa. Doctor Juan de la Cruz Monje y Ortega. Inocencio Torino. Doctor Juan Manuel Güemes. Ángel López. Doctor Pedro Antonio Arias Velázquez, Síndico Procurador General. Ante mí Félix Ignacio Molina, Escribano Público de Cabildo y Comercio.

guemes1.jpg

Producida la Revolución de Mayo, ésta tomó dos orientaciones políticas: la que se dirigía a lograr una simple reforma del antiguo régimen y la que pretendía cambios radicales en los aspectos políticos y económicos de éstos territorios. En el primer grupo militaba la “facción alvearista” de la Logia Lautaro, que se habían constituido como mayoría política en el seno de la Soberana Asamblea y desde allí maniobraba para imponer al Gobierno una orientación adecuada a la política europea.


En el segundo grupo se nucleaban los “independentista” que tenían como referente, entre otros, al entonces Teniente Coronel José de San Martín, quién dentro de la Logia, representaba las aspiraciones de independencia y constitución.


Sin embargo, la primera orientación se impuso y San Martín, abandona Buenos Aires.


La facción triunfante de los alvearistas quedó a cargo de la conducción de la Asamblea, la cual crea la institución del Directorio constituido como suprema autoridad ejecutiva de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Gervasio Posadas, tío de Alvear, queda al frente de tan importante cargo ejecutivo, lo que permitió que su sobrino fuese la cabeza dirigente de ésta tendencia política.


A poco de andar, el grupo orientó su accionar político alejado de los ideales que dirigieron en un primer momento a la Revolución de Mayo. “Gobernaban sin ley que enfrentara por caminos ciertos su conducta”, dice Bernardo Frías


El coronel José de Moldes, representante salteño ante la Asamblea y opositor a esa política, acusó en sesión pública a los generales y otros jefes de la expedición sobre Montevideo y se opuso abiertamente a las “iniquidades que proponía el gobierno”.

boton CPBWord

Apertura_del_Congreso_de_Tucumán.jpg

Por Martín Miguel Güemes Arruabarrena

 

Guerrero de la Libertad, Gobernador de la Provincia de Salta, representante de la misma, y signatario del Acta de la Independencia en el Congreso de Tucumán (9 de Julio de 1816). Conductor militar de la victoria del Día Grande de Jujuy (27.04.1821).

 

En este ensayo, seguimos la línea histórica esbozada por el Dr. Atilio Cornejo, en su artículo: “Gorriti, Doctor Gral. José Ignacio de” publicado en la revista de Genealogía – Hombres del Nueve de Julio”, Buenos Aires, 1966; conceptuamos que era también necesario realizar acotaciones, explicaciones y ampliaciones sobre el mismo; el lector sabrá apreciar si lo hemos logrado. De esta forma, rindo un merecido homenaje al prócer, y a su historiador. 

 

Familia y formación


El erudito genealogista, miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia, fundador del Instituto San Felipe y Santiago de Estudios Históricos de Salta, y del Instituto Güemesiano, comienza afirmando los antecedentes familiares del biografiado.


“(…) El Dr. José Ignacio de Gorriti, hijo de don Ignacio Gorriti, natural de la Villa de Ascoytia, Provincia de Guipuscoa (España), nieto paterno de Joseph Gorrito y María de Arambarry, y de doña Feliciana de Cueto, nieta materna de Francisco de Cueto y de María Liendo, vecinos de la ciudad de Jujuy, nació en esta última ciudad, entonces integrante de la Gobernación de la Intendencia de Salta del Tucumán, el 20 de Junio de 1770. Fueron sus hermanos, el Canónigo Dr. Juan Ignacio de Gorriti, Diputado por Jujuy a la Primera Junta de 1810. Agregamos: Diputado por Salta al Congreso Constituyente de 1826, y Gobernador de Salta (1829); y el Coronel José Francisco de Gorriti, destacado oficial del Ejército de Milicias Gauchas del General Martín Miguel de Güemes. Casó – José Ignacio, nuestro biografiado – con Doña Feliciana de Zuviría y Castellanos (hermana del Dr. Facundo de Zuviría, Presidente del Congreso Constituyente de 1853) de cuyo matrimonio nacieron Juana María Gorriti, casada con el General Manuel Puch (hermano del Gral. Dionisio Puch, y de Carmen la esposa de Güemes) y Juana Manuela Gorriti, la célebre escritora, primera novelista e historiadora argentina, casada con el General Isidoro Belzu (Tata Belzu, asesinado por Melgarejo), Presidente de Bolivia.

boton CPBWord

gauchos.jpg

Mg. Lilia Fanny Pérez

 

INTRODUCCIÓN


El presente trabajo tiene como objetivo realizar un análisis de la situación social de Salta, durante y después del gobierno de Güemes, en especial de los gauchos que actuaron como soldados en la tarea de defender la Independencia junto a su jefe.También presentaremos el tema de la sociabilización, las disposiciones de Güemes paracon sus gauchos y la situación de éstos después de su muerte.


Durante la época de la colonia existía una legislación totalmente coercitiva, que establecía la necesidad de realizar un control social permanente alegando la necesidad de "Limpiar el pueblo de los vagos y mal entretenidos de que abunda, cortar de raíz el mal, y calmar inquietudes que tienen en zozobra a este vecindario" (1) 1 . Así es como la legislación establece la obligación de conchavarse como una manera de mantener el orden y la moralidad y conseguir mano de obra.


El tema del orden y moralidad esta relacionado con la forma de evitar el ocio o la vagancia. La cuestión es determinar a quienes se denomina vagos y mal entretenidos; en general podemos afirmar que se los identifica con los hombres sobre los cuales no se tiene control social y deambulan en el campo o en la ciudad, realizando ocasionalmente tareas rurales o de servicio. Estas categorías presuponen delincuentes en potencia, razón por la cual se los debe combatir.


El poder político recurre al conchavo en forma obligatoria, lo que trae aparejado la sujeción del hombre a una tarea determinada por el patrón y por cuyo trabajo se le otorga una paga. En general esta no se realiza en dinero sino con productos de la tierra, bienes de uso y de consumo, etc.


La institución del conchavo es uno de los mecanismos compulsivos para asegurar el control social y mano de obra permanente, en beneficio del grupo dominante. En Salta notamos algunas particularidades respecto de otras provincias, como la diferenciación entre el vago y mal entretenido del gaucho utilizado por Güemes como soldado, y el conchavo de niños como aprendices en los talleres.

boton CPBWord

descarga_1.jpg

Por Martín Miguel Güemes Arruabarrena

 

Manuel Antonio de Castro González – creador de la Academia de Jurisprudencia de Buenos Aires - nació en la ciudad de Salta, en la Intendencia de Córdoba del Tucumán, el 9 de Junio de 1776, en el año de la creación del Virreinato del Río de la Plata. Castro se consustanció con el horizonte cultural, religioso, político y social que abarcaba el mundo Borbónico y el Reino de Indias. Su vocación política y versación jurídica lo ubicó en su época, como un hombre puente entre el antiguo régimen y el nuevo que se forjaba en las luchas por la libertad e independencia Suramericana. 

 

Durante su vida pública - Castro - luchó en el campo de las ideas y de la acción política, periodística y jurídica, por conservar la unidad territorial del ex - virreinato del Río de la Plata, y por construir un edificio institucional que respetara los usos y costumbres, la tradición y la doctrina forense heredada del mundo indo-hispano-criollo.



Periodista de ideas y de debate, escribió en "El Censor", fundó y dirigió "El Observador Americano" y dirigió "La Gazeta", diario nacido con la revolución de Mayo, cuyo primer Director fue Mariano Moreno, donde también escribieron: Juan José Castelli y Manuel Belgrano. Habría que agregar a lo expuesto en esos periódicos, el sentido militante - en Castro - de una nueva concepción del derecho patrio, volcada en páginas imperecederas para la historia del periodismo. La generación de escritores que expusieron los principios generales del nuevo derecho patrio y lucharon por su aplicación en el derecho político y constitucional, fueron expresiones genuinas de las aspiraciones nacionales de los patriotas suramericanos.



Creador - Castro - de la Academia de Jurisprudencia de Buenos Aires, fue autor del primer libro de Derecho Procesal y práctica jurídica: "El Prontuario de Práctica Forense" (1834). Dalmacio Vélez Sarsfield, su discípulo más preciado, fue quien al prologar y corregir la obra citada, esbozó una sucinta biografía del autor, al cual consideró su maestro. El objetivo de su lucha por el derecho (al decir de Rudolf Von Ihering1818/1892) se caracterizó por sus aspiraciones en la construcción de un Estado Suramericano que conservara para reformar y reformara para conservar (según Edmund Burke 1729 - 1797). Una vasta región que abarcara desde el río Desaguadero en el Alto Perú, actual Bolivia, hasta la Tierra del Fuego, en la Argentina, es decir: los Estados Unidos del Sur. Con salida al Pacífico y al Atlántico, bases para una potencia marina.

boton CPBWord

BELGRANO.jpg

Por Martín Miguel Güemes Arruabarrena

 

En este año 2020, nos encontramos en camino al 250º del natalicio (3.06.1778), y al Bicentenario del paso a la inmortalidad del General Dr. Manuel del Corazón de Jesús Belgrano (20.06.1820). Su vida, su drama y su tiempo, adquieren para nosotros una nueva dimensión existencial. Sobre todo, por las tareas que nos demanda generacionalmente este tiempo histórico. Época de imaginar utopías creativas (tal como afirma el Papa Francisco, en un ensayo educativo sobre Manuel Belgrano).


Por ello, estudiar solamente su actuación como periodista, economista, abogado, y militar es acotar su proyección política, incluida su tarea precursora en el Consulado de Buenos Aires, sus esclarecidos artículos periodísticos, y su presencia en la Primera Junta de Gobierno (25.05.1810). Relatar su actuación militar en el actual Norte Argentino, entonces la Intendencia de Salta del Tucumán, a través del Éxodo jujeño (23.VIII.1812), el combate de las Piedras (3.IX.1812), laBatalla de Tucumán (24.IX.1812), el Juramento a la Asamblea del Año XIII a orillas del Río Pasaje (13.01.1813) y la Batalla de Salta (20.II.1813), nos ubica solamente en el plano del haber de su acción militar, su debe, estuvo recorrido por la campaña al Paraguay y las derrotas sufridas en Vilcapugio (1.10.1813) y Ayohuma (14.11.1813), en el Alto Perú. Derrotas que Belgrano, capitalizó con una mesura política y abnegado sacrifico patriótico.

boton CPBWord

Por Martín Miguel Güemes Arruabarrena

Amanece que no es poco, en la altiplanicie jujeña. Nosencontramos, en el corazón de la Puna, en Puesto Grande centro comercial de la pujante Hacienda del Marquesado de Yavi. El campamento realista, instalado allí, guarda un sueño largo, confiado, desprevenido…


Nunca es tan oscura la noche como antes de amanecer, decía don Atahualpa Yupanqui; por eso todos esperan la llegada del sol, realistas y patriotas. Los primeros, para reanudar la marcha, los segundos, para sorprenderlos. 

Desde el atardecer del día anterior, una fuerza de caballería gaucha avanza a campo traviesa, desde la Hacienda de Tejada (ubicada más allá de la cuesta de Bárcena), donde el Jefe de la Vanguardia del Ejército Auxiliar del Alto Perú Coronel Francisco Fernández de la Cruz, ha ordenado avanzar, junto a las caballerías gauchas, a un cuerpo de Dragones al mando del Teniente Coronel Rudecindo Alvarado, y un cuerpo de Granaderos, precedidos por una división de infantería. El atraso de estas últimas, llevó a los Dragones y a los Granaderos, a llevarlos a grupas, y de este modo la caballería gaucha se adelantó a estas tropas. El casco de los caballos, su paso criollo, es un murmullo que crece en la noche….Están cerca de su objetivo: atacar por sorpresa a la avanzada realista.


El General José Rondeau al mando del Ejército del Norte, sabe de la operación militar, y la aprueba. A pesar de que los documentos históricos probarían que se encontraba al tanto de las negociaciones pacifistas entabladas por el Coronel Martín Rodríguez. Negociaciones iniciadas después de la “Sorpresa del Tejar”, donde cayera sospechosamente prisionero de los realistas, y promoviera conversaciones con el Jefe del Ejército español General Joaquín de la Pezuela, a los fines de lograr su libertad, y volver con correspondencia pacificadora, destinada al alto mando patriota. Comprometedora - la misma - de su intento de transar con las fuerzas del Rey. No mal recibido, este intento, en Buenos Aires. Que prefiere la paz, a la guerra. ¿En qué marco histórico, están sucediendo estos hechos? ¿Por qué unos prefieren la paz, y otros la guerra?

boton CPBWord

Procedimiento selección

vittar

Taller

agenda marzo 2019

Ley de Mediación

Iniciándonos en Mediación Privadachico

Inscripciones

WhatsApp Image 2019 09 25 at 11.01.20

Protocolo Mediación

Diptico En Defensa de tus Derechos

Derechos Humanos

Mediacion Deportivabanner

Derechos

Diptico En Defensa de tus Derechos

Comisión Provincial del Bicentenario

Mediacion Deportivabanner

Información Útil

informacion util

Biblioteca Virtual

Banner chico Biblioteca Virtual

ReProC

23mayo

Buzón

buzon

Galería de Videos

galeriavideo

Galería de Imágenes

Scroll to top