• En Santa Victoria Este funcionarios provinciales en reunión de trabajo con el intendente y legisladores

    En Santa Victoria Este funcionarios provinciales en reunión de trabajo con el intendente y...

  • Ley Micaela: la perspectiva de género como la clave para la creación de políticas públicas

    Ley Micaela: la perspectiva de género como la clave para la creación de políticas públicas

  • “El expediente digital representa un paso importante para la accesibilidad a la Justicia”

    “El expediente digital representa un paso importante para la accesibilidad a la Justicia”

manuel_eduardo_arias.jpg

 

Por Martín Güemes Arruabarrena

Don Manuel Eduardo Arias había nacido en 1785 (tenía la misma edad del General Güemes), hijo del encumbrado español Francisco Arias Renguel (familia radicada en la la Intendencia de Salta del Tucumán, cuya casa solariega y blasonada, se encuentra actualmente en Salta), y de una originaria de esas tierras de Omaguacas, apodada: "la Coya". Esa mezcla étnica, entre un español de alcurnia, y una rebelde indígena lugareña, forjaría en su niñez y adolescencia, un temperamento valiente, audaz, intuitivo, y experimentado en el conocimiento de su tierra, y de sus habitantes. Recorrió a caballo, en cumplimiento de tareas rurales, junto a los aborígenes y criollos, cada rincón de las tierras de San Andrés, ubicadas entre Humahuaca y Orán (el abra de Zenta era el paso estratégico entre ambas ciudades), finca que pertenecía a su padre. Humahuaca goza de prestigio histórico, por ser tierra india, rebelde a la dominación Inca y Española; Orán, es la última ciudad fundada por los españoles en América. Ramón García de León y Pizarro junto a Diego José de Pueyrredón, gestan la ejemplar fundación en el Valle de Zenta (“La fundación de Orán, una labor sin fallas” de Luis Oscar Comentares). Ambas ciudades en su historia, complementaban la cruza étnica, del caudillo Manuel Eduardo Arias, paradigma de la jujeñidad, y del oranense.


La invasión de los Sarracenos (1817)


El "golpe de mano en Humahuaca", hecho ocurrido el 1 de Marzo de 1817, fue gestado con genialidad de comando militar por el Coronel Manuel Eduardo Arias, en su tierra natal. Por cierto, este combate dejó al General La Serna, a la retaguardia de sus tropas realista, en inferioridad de condiciones de comunicación con el Alto Perú (actual Bolivia), y sin vituallas, pues allí había concentrado el jefe español, armas, municiones, cañones, custodiados por una tropa de elite, a la cual consideraban imposible de derrotar. Los gauchos jujeños al mando de Arias, demostraron lo contrario.


El marco dramático, en el cual se enmarcó el Combate de Humahuaca, y otros más, en los cuales fue protagonista el Coronel Manuel Eduardo Arias, fue la invasión del Brigadier General don José de la Serna, invasión que contó con 7.284 hombres, de los cuales, algunos quedaron en el Alto Perú. La fuerza de avanzada contó con 6.800 efectivos, con veteranos que habían combatido a Napoleón, y a Bolivar, regimientos como el Gerona, Extremadura, Húsares de Fernando VII, Dragones de la Unión, 130 artilleros, y el Batallón del General, su fuerza de custodia. La táctica empleada contra esa, y otras invasiones que se sucedieron (cinco, en total), genialidad militar pergeñada por el entonces Gobernador, Comandante de las Milicias, y Jefe de la Vanguardia del Ejército del Norte, Coronel Mayor don Martín Miguel de Güemes, fue crear una red informativa, y de Comandos militares, al mando de milicias gauchas, que bajo instrucciones precisas, y con libertad de acción en cada región (corsarios terrestres), defendiera, hostilizara y persiguiera en una guerra sin cuartel, a muerte al invasor realista. Hechos que se cumplieron con precisión fatal para los españoles, algunos criollos y mestizos, que defendían al Rey Borbónico don Fernando VII. No debemos olvidar, que en esta guerra sin cuartel, el Ejército del Norte al mando de Belgrano, actuó de retaguardia “inmóvil”, pues permaneció acantonado durante cinco largos años. La única iniciativa de Belgrano, fue la “aventura” del Cnel. Gregorio Araoz de Lamadrid, en su incursión al Alto Perú, que culminó con el combate de La Tablada (14.04.1817), hecho de armas que tuvo por marco geográfico y humano a Tarija, y sus paisanos.

 

boton CPBWord

 

Procedimiento selección

vittar

Ley de Mediación

Iniciándonos en Mediación Privadachico

Inscripciones

WhatsApp Image 2019 09 25 at 11.01.20

Protocolo Mediación

Diptico En Defensa de tus Derechos

Derechos Humanos

Mediacion Deportivabanner

Derechos

Diptico En Defensa de tus Derechos

Comisión Provincial del Bicentenario

Mediacion Deportivabanner

Información Útil

informacion util

Biblioteca Virtual

Banner chico Biblioteca Virtual

ReProC

23mayo

Buzón

buzon

Galería de Videos

galeriavideo

Galería de Imágenes

Scroll to top